El cambio climático está provocando nuevos casos de malaria, lo que complica los esfuerzos para combatir la enfermedad.

El año pasado hubo aproximadamente 249 millones de casos de malaria en todo el mundo, La Organización Mundial de la Salud dijo esto el jueves.significativamente más que antes de la pandemia de Covid-19 y un aumento de cinco millones en comparación con 2021. La malaria sigue siendo una de las principales causas de muerte en niños.

Estos nuevos casos se concentraron en sólo cinco países: Pakistán, Nigeria, Uganda, Etiopía y Papúa Nueva Guinea. El cambio climático ha contribuido directamente a tres de ellos, afirmó el Dr. Daniel Ngamije, que dirige el programa de malaria de la OMS.

En julio de 2022, inundaciones masivas dejaron a más de un tercio de Pakistán bajo el agua y desplazaron a 33 millones de personas. Pronto siguió una explosión de mosquitos. El país informó de 3,1 millones de casos confirmados de malaria ese año, frente a los 275.000 del año anterior, lo que supone cinco veces más la tasa de transmisión.

«Con monzones muy fuertes esperábamos estas consecuencias, pero no en esta medida», dijo el Dr. Muhammad Mukhtar, director del programa nacional de control de la malaria de Pakistán.

Aunque las aguas de las inundaciones han disminuido en algunas zonas, grandes extensiones de agua estancada permanecen y el parásito de la malaria ahora está bien establecido y circula en comunidades que antes tenían poca inmunidad, dijo el Dr. Mukhtar.

Se han distribuido más de siete millones de mosquiteros a las personas desplazadas, pero las personas que viven en pequeñas tiendas de campaña o en grandes entornos abarrotados no tienen dónde colgarlos, afirmó el Dr. Mukhtar. El país depende de la fumigación con insecticidas para tratar de controlar los mosquitos y de la administración masiva de medicamentos contra la malaria.

Pakistán ha confirmado 2,3 millones de casos de malaria en lo que va de año y espera que el total sea incluso mayor que en 2022.

«Se necesitarán uno o dos años más para que la situación vuelva a la normalidad si, Dios no lo quiera, no ocurre otro desastre natural», afirmó el Dr. Mukhtar.

En Pakistán, como en otros lugares donde las emergencias climáticas han favorecido la propagación de la malaria, el nuevo hábitat de los mosquitos ha sido sólo una parte del problema. Las inundaciones dañaron 2.200 centros de salud y dejaron a millones de personas sin acceso a la atención en los distritos afectados.

El número de muertes por malaria en todo el mundo se mantuvo prácticamente estable entre 2021 y 2022, pero se estima que 608.000 todavía era significativamente mayor que el total de 576.000 en 2019, antes de la pandemia de Covid.

Las muertes disminuyeron constantemente entre 2000 y 2015, debido a un amplio impulso para mejorar los diagnósticos y tratamientos, así como a los mosquiteros tratados con insecticidas, que están ampliamente disponibles en las zonas afectadas por la malaria en el África subsahariana. Pero la creciente resistencia a estos medicamentos e insecticidas, así como el estancamiento de la financiación y los cambios en el comportamiento de los mosquitos, se han combinado para bloquear ese progreso. Covid ha perturbado aún más tanto los servicios de salud como las cadenas de suministro.

El cambio climático también fue, al menos en parte, responsable del aumento de la malaria en Etiopía (con 1,3 millones de casos más que el año anterior) y Uganda (con 600.000 más), dijo el Dr. Ngamije sobre la OMS. Las zonas montañosas que durante mucho tiempo habían sido demasiado frías y secas para permitir la reproducción de mosquitos transmisores de malaria comenzaron a reportar casos en estos dos países.

En Etiopía, los grandes conflictos civiles que han desplazado a millones de personas también las han vuelto vulnerables a la malaria. Los conflictos también han favorecido la propagación de la malaria en otras zonas: los casos se han multiplicado por más de siete en Myanmar, por ejemplo.

Y Etiopía se encuentra entre los países africanos donde una especie de mosquito invasor, el Anopheles stephensi, que prospera en áreas urbanas que alguna vez estuvieron libres de malaria, ahora está propagando la enfermedad.

Incluso en Uganda hay señales preocupantes en este sentido. El parásito de la malaria se está volviendo resistente a los principales medicamentos. utilizado para tratar enfermedades.

Nigeria, el país con la tasa más alta de malaria, también experimentó inundaciones extremas en 2022. El país logró mantener estable la tasa de nuevas infecciones, pero el rápido ritmo de crecimiento demográfico significó que se registraron otros 1,3 millones de casos.

El cambio climático también está provocando casos de malaria en los que las personas son desplazadas por sequías, olas de calor y tormentas, dejándolas en viviendas de mala calidad, afirmó el Dr. Ngamije. Los desastres climáticos interrumpen las cadenas de suministro de pruebas, tratamientos e insecticidas contra la malaria. La inseguridad alimentaria, que va en aumento en el África subsahariana debido a inundaciones y sequías, significa que más niños están desnutridos y, por lo tanto, son más susceptibles a formas graves de malaria. Las repetidas infecciones de malaria mantienen a los niños fuera de la escuela y acaban con los ahorros de las familias de bajos ingresos en los países afectados.

El informe sobre la malaria contenía buenas noticias. La OMS certificó a Azerbaiyán, Belice y Tayikistán libres de malaria en 2022.

Más de dos millones de niños en Ghana, Kenia y Malawi habían recibido al menos una dosis de una nueva vacuna contra la malaria a finales de 2022. La cobertura de vacunación se ampliará a 12 países más el próximo año. Había una caída del 13% en las muertes infantiles más de cuatro años en zonas donde se administró la primera vacuna contra la malaria.

El Dr. Ngamije dijo que esperaba que los datos de malaria de 2022 mostraran una disminución de los casos globales en lugar de un aumento. Pero la aprobación por parte de la OMS de una segunda vacuna contra la malaria que aumentará rápidamente los suministros, además de la creciente disponibilidad de mosquiteros tratados con diferentes tipos de productos químicos para contrarrestar el efecto de la resistencia a los insecticidas, lo hacen optimista de que habrá avances significativos el próximo año.

«Si resulta ser un año normal», dijo.